Educación infantil y atención a la infancia.

Publicado en por colorear

Evolución histórica de la atención a la infancia.

¿Crees que la infancia ha tenido siempre la misma consideración y atención? 

A lo largo de la historia, la atención a la infancia ha estado relegada a un segundo plano. El concepto de infancia ha sido adquirido recientemente, pues hasta hace poco era una etapa de la vida a la que no se le daba demasiada importancia para el desarrollo posterior de la persona.

La sociedad no consideraba que las niñas y los niños tuvieran unas necesidades muy diferentes de las de los adultos, ni que necesitaran una protección especial. Para entender la evolución y cambio en el tiempo de la educación infantil, tenemos que considerar su historia y conocer las instituciones que se han ocupado de ella. Con anterioridad al mundo clásico, casi no se tienen noticias sobre cómo vivían los niños. Veamos a continuación un breve recorrido histórico. 

 

S. XX: Es aquí cuando se puede decir que la infancia adquiere importancia. Después de la la Guerra Mundial, ante la situación ocasionada por la desprotección de tantos niños, la sociedad internacional, establece la declaración de Ginebra para proteger a la infancia. En 1959 proclama las Naciones Unidas la Declaración de los Derechos del Niño que en el 89 se convierte en una convención con mayor compromiso por parte de los países firmantes.

S. XIX: Período de explotación de la infancia en el ámbito laboral debido a la revolución industrial. Posteriormente, la sociedad comienza a preocuparse y se comienzan a establecer las primeras leyes de protección de los menores. Se van extendiendo las escuelas a una mayor parte de la población infantil, lo que conlleva un mayor estudio y conocimiento del niño y de sus necesidades.

Siglos XVI, XVII y XVIII: Con las ideas renacentistas se va teniendo una mayor atención hacia la infancia, aparecen las primeras escuelas organizadas, a ellas asisten los niños de las clases acomodadas. A partir de la Ilustración y la Revolución Francesa al mismo tiempo que se produce la consideración de los derechos y libertades de los ciudadanos, aumenta la preocupación por la infancia. 

Edad Media: Los niños se consideraban propiedad del padre, objetos con los que negociar, intercambiar o vender. Alrededor de los 7 años empezaban a trabajar y realizar vida de adulto. Avanzada la Edad Media empieza a tenerse en más consideración la infancia. El aprendizaje de oficios aparece en las escuelas para los hijos de los nobles y los primeros burgueses además de las organizadas por los clérigos.

Roma: Desde una edad muy temprana los jóvenes se iniciaban en la vida pública acudiendo a la asamblea con sus padres. La educación romana formaba a los niños desde la propia familia, (educación doméstica). El padre era el responsable del buen funcionamiento y de la educación de los hijos en colaboración con el estado ayudado por la madre.

Esparta: Se preparaba a los niños para la guerra sacrificándose a los más débiles. Los niños considerados aptos para ser buenos soldados eran dejados con su familia hasta los 7 años. A esa edad pasaban a depender de la polis. A partir de entonces empezaba la educación pública obligatoria dirigida a ambos sexos. Su formación quedaba supeditada a las necesidades del bien general, la patria poseía plenos derechos sobre los ciudadanos. 

Atenas: Allí se crearon las primeras escuelas para los hijos de los ciudadanos libres, en las que podían aprender las ciencias y las artes. El Estado ateniense respetó el derecho de la familia a la educación espiritual y corporalmente a sus hijos, cualquiera que fuese su procedencia, aunque la clase social influía en el grado de instrucción que recibían los niños. El niño hasta los 7 años permanece en el hogar junto a la madre, siendo ayudada por una nodriza en el caso de familias pudientes. El padre casi no ejerce influencia. Es especialmente importante el juego en este período.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post